“Tanto amó Dios al mundo que envió su único hijo para rescatarlo”

Dios padre nos envía a su hijo amado para que a través de su ejemplo, vida,  pasión y muerte volvamos a Él; Pero a raíz de nuestra miseria, pecado e imperfecciones somos totalmente indignos de su amor. Al vernos totalmente perdidos y abandonados decide darnos el regalo maravilloso y extraordinario de la Santísima Virgen María en las obras más solemnes, profundas y significativas de su vida al pie de la cruz, esto en presencia de Juan, su discípulo  amado, y en el cual está representada toda la humanidad.


Imagen de Thomas B. en Pixabay 

Nos regala a su madre para que la adoptemos e invitemos a vivir en nuestra vida, ella es quien tiene las llaves y el secreto para llegar al padre; Siendo de condición humana, nacida de un hombre y una mujer fue adornada con todos los dones, virtudes y gracias que Dios puede dar a una criatura, pues nuestra Madre dio el SÍ al Padre para que se encarnara el verbo en ella, esto con el fin de que todos nosotros podamos caminar en pos de su hijo Jesús. Por eso la consagración a la santísima Virgen María no es otra cosa que entregarle  toda nuestra humanidad que ha sido herida por el pecado porque ella es quien nos conduce como esclavos de amor a la santidad ya que conoce los designios y misterios de Dios.

La consagración a Jesús por María conlleva a la plenitud del ser humano no por méritos propios sino por los de su inmaculado corazón, por eso la invitación que nos hace la santísima virgen María a consagrarnos es a que  adoptemos y acojamos su corazón, pues a través de sus dones y sabiduría infinita puede transformar y adornar todas nuestras miserias y pecados para presentarlos al padre, además nos forma para dar amor y gloria a Dios como sus  verdaderos hijos.

2 Comments

  • Diana Lasprilla

    Responder 13 mayo, 2019 6:46 pm

    Señor… siempre estas con Maria y Maria siempre esta contigo.

  • Luis

    Responder 13 mayo, 2019 7:10 pm

    María auxiliadora, ruega por nosotros ??

Post a Comment