La Virgen Maria nos lleva a la Eucaristía

Para entender el por qué la Virgen María nos lleva a la eucaristía, debemos saber que el corazón de María ha estado unido siempre al corazón eucarístico de su hijo Jesucristo nuestro señor. Lo llamaron “La admirable alianza de los dos corazones”

 

Desde la anunciación del ángel hasta la muerte de su hijo en la cruz, la Virgen María adoró a Jesús toda su vida. Piensa en la virgen María adorando a Jesús 9 meses en su vientre virginal y puro, teniendo la certeza que el mismo Dios estaba dentro de ella, cada minuto, cada día, lo adoró; adoró a Jesús haciendo milagros, lo adoró en el sufrimiento, lo adoró en la cruz, en su pasión y muerte. Fue la única persona que estuvo en todos los momentos de la vida de Jesús.

Por ese motivo la Virgen María nos lleva a la eucaristía, para adorarlo como ella lo hace, en la iglesia está el cuerpo místico de Jesús.

En todas las apariciones, ella siempre nos invita a la eucaristía, nos invita a la conversión que significa ir a la iglesia a recibir el sacramento de la confesión, nos pide visitar el santísimo que está en la iglesia y en la eucaristía, nos pide darle gracias a Jesús, nos pide hacer sacrificios, la eucaristía es el mayor de los sacrificios que se ofrecen a Dios desde la institución de la eucaristía, nos pide oración y entrega siendo el mejor lugar y el mejor momento la oración en la eucaristía. En Fátima las apariciones son precedidas por el ángel que les enseña a los niños a orar, en Lourdes la mayor cantidad de los milagros se dan en las procesiones cuando pasa el santísimo, se dice que ocurren más milagros que en la gruta.

“Hagan lo que él les diga” ella siempre nos pide

Imagen de Momentmal en Pixabay

 

obediencia a Dios, y el nos mando a hacerlo en memoria suya, a reunirnos y en oración recibir su cuerpo y su sangre.

No Comments

Post a Comment