Grupo de oración

grupo oracion medellin

Cuando oramos juntos, en comunidad, los resultados son evidentemente muy positivos: la oración en grupo nos edifica y unifica porque compartimos una misma fe.

1La fe vivida en comunidad y expresada en la oración comunitaria ayuda a crecer espiritual y constantemente en el camino de una continua conversión personal y eclesial.

2El mismo Espíritu Santo que habita en cada uno de los creyentes provoca en nuestros corazones regocijo mientras se oyen palabras de alabanza de los hermanos a nuestro Señor.

3La oración comunitaria nos ofrece otras posibilidades, incluso momentos de solidaridad en la caridad, que difícilmente encontramos en otro contexto eclesial.

Los grupos de oración no son nada nuevo en la Iglesia. Estos nacieron después de la resurrección de Jesucristo cuando estaban reunidos los Apóstoles y 120 discípulos (Hch 1, 15), que “perseveraban unánimes en la oración con algunas mujeres, con María, la madre de Jesús, y de sus hermanos” (Hch.1, 14).

Démonos cuenta que estas asambleas ya se llevaban a cabo aún antes de Pentecostés (el crucial y primer momento intenso de oración eclesial).

Desde ese entonces y hasta nuestros días la Iglesia se ha reunido regularmente no solo para aprender la doctrina de los apóstoles sino también, y sobre todo, para la fracción del pan y orar juntos (Hch 2, 42-46; 4, 33; 12, 5-12).

Aleteia.org | Español. (2018). Cómo organizar un grupo de oración. [online] Available at: https://es.aleteia.org/2016/10/07/como-organizar-un-grupo-de-oracion/ [Accessed 2 Sep. 2018].